lunes, 23 de diciembre de 2013

Pestiños al estilo Proust


Lo hueles... Y un aroma de especias sube por tus fosas nasales. Reminiscencias de historias antiguas reviven el aire. El picón del brasero quemándose deja un humo espeso. Las aceitunas machacadas y aliñadas con orégano pugnan por saltar desde un cántaro. El lomo en manteca aguarda en un barreño. Las paredes de tierra rezuman humedad. En la casa que antes fue chozo flota un olor a alhucema tostándose en las brasas.
El lebrillo de barro rebosa de una masa que ha sobrevivido a un combate de puños. Manos grandes y pequeñas se han empeñado en domarla durante horas.
Exprimir, calentar, freír, tostar, moler, verter, mezclar, amasar, freír, enmelar.
Agrio. Dulce. Picante. Salado. Amargo. Dulce. Dulce. Dulce,...Todos los sabores se mezclan en tu boca, se desmoronan en tu paladar, ocupan tu garganta. Un gustillo a niñez, barro, charcos y ladrillos calientes bajo las mantas. El camión de la basura tirado por un burro mientras el basurero canta anunciando la lluvia. Te acurrucas bajo una pelliza que aún conserva olor a ganado. El reloj de bolsillo de un abuelo.
Anís estrellado. Matalahuga. Clavo. Ajonjolí. Zumo de naranjas. Ralladura de limón. Aguardiente. Vino. Almendras. Levadura. Sal. Canela. Aceite de oliva. Harina. Miel.
¡Qué pena de Proust, que solo pudo disponer de unas magdalenas mojadas en tila!

No hay comentarios: