sábado, 29 de diciembre de 2012

Deseos para un año impar.


El número 13 me rodea, convive conmigo cada día, así que no lo temo. Al contrario, las cifras impares me parecen divertidas, creativas y originales. Me niego a creer que el 2013 pueda ser peor que este "annus horribilis" del que nos despedimos. Como es barato albergar esperanzas y anhelos, he decidido comenzar el año con optimismo y desear que se hagan realidad los sueños de quienes me rodean. Mi lista está compuesta únicamente por veintisiete deseos, uno por cada letra del alfabeto, pero si ves tu reflejo en alguno de ellos, no te quepa duda de que es mera coincidencia:
-El próximo año, sobre la cabeza de A dejará de pender la amenaza del desahucio.
-B, que trabaja como ingeniero en Londres, regresará con un contrato bajo el brazo y volverá a disfrutar del sol de Sevilla y los potajes de su madre.
-La novia de C encontrará trabajo y podrán, al fin, vivir juntos e incluso plantearse la posibilidad de ser padres.
-La jornada laboral de D no se verá reducida y cobrará su sueldo íntegro.
-Después de albergar temores sobre el retraso de la edad de jubilación, en 2013, E se convertirá en un jubilado ocioso.
-Como no lloverá los fines de semana, F colocará los veladores de su cafetería bajo el sol del invierno.
-Las nueras de G abandonarán la lista del paro.
-H aprobará el MIR y no tendrá que emigrar.
-La glucemia de I no se verá alterada aunque se pase un poco con la comida.
-J conseguirá un empleo donde lo exploten menos que ahora.
-K se enamorará.
-L encontrará pareja.
-El hijo de M aprobará la selectividad.
-La ley de dependencia verá aumentado su presupuesto, por lo que a N le ampliarán la jornada laboral.
-Al bajar el IVA, los clientes de Ñ tomarán dos cervezas en lugar de una.
-La vecina de O recuperará la sonrisa y se sentará en la puerta de su casa a tomar el fresco las noches de verano.
-El hijo de P se pondrá, por fin, a estudiar.
-A la jefa de Q la trasladarán a un puesto de rango inferior en las antípodas.
-R y S se fugarán un fin de semana y el lunes por la mañana no se sentirán culpables.
-T se quedará embarazada.
-En el concurso de traslados, a U le adjudicarán un destino cercano a su casa e irá en bicicleta al colegio.
-La hija de V mejorará de su enfermedad.
-El ex marido de W pagará la pensión alimenticia. (¡Albricias!)
-X publicará una novela.
-A Y le darán un papel en una película.
-El gobierno del país de Z dimitirá presionado por la movilización popular.
Si tenemos en cuenta que Z vive en el mismo país que el resto del alfabeto, seguro que organizarán una gran fiesta en la calle a la que nos invitarán.
FELIZ 2013 

sábado, 8 de diciembre de 2012

LOMCE VS COEDUCACIÓN


En esta pesadilla en la que nos debatimos últimamente, cuando encender el ordenador cada mañana y asomarse a los titulares de la prensa nacional se ha convertido en un acto de masoquismo, nos cae encima la LOMCE, esa ley que el ministro Wert (alter ego de Gollum) ha escrito en un menage à trois con la conferencia episcopal y el OPUS DEI.
Se suceden las noticias, reportajes y columnas reprobando el engendro que nos devolverá a la escuela del franquismo, a un modelo segregador, que ahonda en las diferencias, academicista y revanchista.
La teoría neoliberal y mercantilista que subyace nos presenta la educación como mera urdidora de mano de obra lista para acceder al mercado laboral con las manos atadas y la boca cerrada. Nunca había cobrado tanta actualidad el dibujo de Tonucci “La máquina de la escuela”.
Los medios de comunicación se empecinan en el debate sobre el aprendizaje del catalán y el ministro declara que se crece con cada polémica.
Se denuncia la disminución de la participación del claustro y de la comunidad educativa en los consejos escolares al tiempo que se profesionaliza la dirección de los centros y se les dota de más poder.
No hace mucho, desde este blog, lamentaba que nuestro sistema educativo no garantizaba la equidad y en este momento añoro aquella situación.
Ni dos años han pasado por el documento en el que analizaba los logros y deficiencias del Plan de Igualdad.
¿Plan de Igualdad? ¿He dicho Plan de Igualdad?
Hasta hace muy poco, algunas (también algunos) docentes teníamos un sueño. Creíamos que la escuela mixta no facilitaba la igualdad entre mujeres y hombres y pretendíamos encaminarnos hacia la escuela coeducativa.
Si lo pensáramos detenidamente, si no estuviéramos noqueados por el cúmulo de noticias aterradoras, nos echaríamos a llorar.
¿Dónde quedan la educación emocional, la convivencia, los saberes de las mujeres, la corresponsabilidad?
En el primer párrafo del primer borrador de la LOMCE aparece el vocablo fatídico, el concepto sobre el que gira esta ley, la palabra “competición”. Creíamos que para educar era preciso cooperar, colaborar, coordinar, construir. El prefijo “co”, también presente en el concepto coeducación, y que significa “en compañía de” pierde valor frente a la competición que pierde su sentido etimológico para quedarse en el enfrentamiento, la medición constante de alumnado y centros educativos en pos de los mejores puestos de un ranking.
No cabe duda que una evaluación adecuada del sistema educativo podría suponer mejoras pero la LOMCE, según Miguel Ángel Santos Guerra, pretende dedicar más esfuerzo a pesar el pollo que a engordarlo.
La Educación para la Ciudadanía, otro espacio para la coeducación, deja de existir y la educación en valores se convierte en alternativa a la religión. ¿Acaso no es una pesadilla? ¿No nos libraremos nunca de la religión en la escuela?
Ética para la Ciudadanía de 4º de ESO también desaparece y con ella la posibilidad de estudiar contenidos relativos a los derechos humanos y la igualdad entre hombres y mujeres así como la optativa cambios sociales y género.
Para colmo, en la ley queda explícito que los centros concertados pueden segregar por sexos sin riesgo de perder el concierto.
No solo no avanzamos, sino que está en peligro la escuela mixta relegando la coeducación a las catacumbas del currículum educativo.
Y todo ello redactado con un masculino genérico y excluyente.