viernes, 7 de enero de 2011

EL PAÍS DE LAS MUJERES

Es posible que alguien, en algún momento, haya soñado cómo sería un mundo gobernado por mujeres. Pero no por mujeres que suplen a los hombres con sus mismos principios, asumiendo que es la única manera de gobernar. Quizás alguien haya diseñado un país cuyas gobernantes quieren instaurar los principios feministas y femeninos, partiendo de la sabiduría de las mujeres y su capacidad para el cuidado de los demás.

Giaconda Belli tuvo ese sueño, que plasmó en este libro, irónico, divertido y tierno, donde lo personal es político y las personas son más importantes que los acontecimientos.

La periodista Viviana Sansón y un grupo de amigas fundan en Faguas (imaginario país centroamericano) el PIE (partido de la Izquierda Erótica) y elabora una arriesgada campaña electoral que incluye entre otras cosas, hacer la pedicura mientras piden el voto. Su sorprendente campaña, el programa electoral que promete limpiar el país y la explosión del volcán Mitre que deja a los hombres sin testosterona, las convierten en vencedoras de las elecciones.

Sin embargo, el poder por sí solo no supone un cambio en el modelo existente. Son muchos siglos de patriarcado y las mujeres se achican ante la experiencia y los argumentos masculinos. Por ello, Viviana y el Consejo de Ministras deciden tomar una medida drástica: expulsar a los hombres de todos los puestos políticos y de la Administración durante seis meses, tiempo en el que tendrán que ocuparse de sus casas y sus familias y así experimentar lo que las mujeres han vivido desde hace muchos siglos.

Esta decisión no es aplaudida por toda la ciudadanía. Muchos hombres, aunque un poco apagados por los efectos del volcán, y algunas mujeres se rebelan.

La presidenta, Viviana Sansón, sufre un atentado durante la celebración del Día de la Igualdad en todos los Sentidos. Entra en coma y ahí comienza la novela.

Durante el coma, a Viviana en su estado de inconsciencia, se le aparecen objetos que fue perdiendo a lo largo de su vida: lava. Un anillo, paraguas, gafas de sol, reloj despertador,... Se intercalan capítulos sobre los personajes que acompañan a la Presidenta en su aventura política, transcripciones de entrevistas, el programa electoral, memorandos, notas sobre ideas para la campaña electoral, …

Una gran variedad de voces y tonos recorre la novela mostrando que se puede hacer literatura con un lenguaje inclusivo y que existen utopías a las que no queremos renunciar.