jueves, 18 de julio de 2013

Lo que mueve el mundo


Apenas había leído un par de páginas de la novela de Kirmen Uribe cuando tuve que cerrar el libro. Mi cabeza se había poblado de exabruptos. A punto estuve de tuitear mis pensamientos. Por suerte me contuve. En cambio, imaginé que paseaba por Bilbao y me topaba con el escritor. Lo abrazaba, lo invitaba a una caña y exclamaba emocionada:
-"Joder, Kirmen, qué bien escribes".
Porque lo primero que te sorprende cuando comienzas la lectura de “Lo que mueve el mundo” es la sencillez, la claridad de la prosa del escritor vasco. Solo los muy grandes son capaces de transmitir emociones sin abusar de los recursos estilísticos y Uribe lo consigue con creces.
A medida que avanzas tienes la sensación de tirar de un hilo que se inicia con el exilio de la pequeña Karmentxu desde Bilbao hasta Gante para huir de la guerra, nos lleva hasta el poeta Robert Mussche que la acogió, su hija Carmen, su amigo Herman, el amor y el compromiso. El hilo narrativo acaba donde empieza, en el mismo autor y en las razones para escribir este libro.
En un principio puede parecer una novela más sobre la guerra civil, sin embargo es una obra personal e íntima. Nos cuenta la vida de un héroe, pero es un “héroe pequeño que se dedica a ayudar a las personas”.
También nos permite reflexionar sobre el sentido de nuestras vidas, sobre “Lo que mueve el mundo”.
Realmente, este libro se convierte en un regalo para creer en el ser humano, a pesar de la basura que nos rodea cada día.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me ha encandilao la ruta que haces del libro. Estoy deseando leerlo! Felices y merecidas Vacances!
Lina

Anónimo dijo...

Anónimo dijo...

Me ha encandilao la ruta que haces del libro. Estoy deseando leerlo! Felices y merecidas Vacances!
Lina